Seguramente alguna vez hayas escuchado sobre una cata de vino, pero probablemente nunca hayas oído hablar sobre la cata de vermut. Pues en realidad estos dos procesos son muy similares por las características de las dos bebidas que podría decirse que son prácticamente hermanas.

Por lo que si quieres atreverte a probar la experiencia de una cata vermut, te recomendamos tener en cuenta los puntos que te diremos a continuación.

El escenario

Como para toda buena cata es ideal estar en un lugar libre de olores y colores, bien iluminado que nos permita apreciar en su totalidad de las propiedades de las que dispone el vermut. Una mesa de color blanco seria perfecta para distinguir a fondo los detalles cromáticos de nuestra bebida.

Recipiente

Aunque el vermut se suele tomar de manera mucho más frecuente en una vaso corto, en este caso debemos utilizar una copa catavinos que nos permitirá recoger los aromas mucho más para poder disfrutarlos.

Temperatura

Para la cata es muy importante la temperatura a la que tengamos nuestro vermut. En ningún haremos uso de hielo, porque no nos dejaría apreciar los matices de la bebida correctamente. Entre 10 y 14º sería una temperatura ideal para realizar nuestra cata.

Cómo sorprender a tus invitados con la cata de vermut

Una cata de vinos puede ser una buena experiencia, pero sería mucho mejor dar una sorpresa a tus invitados con una buena cata de vermut.

La cata vermut no es tan conocida, pero desde Vermouth Mila 1868 te aseguramos que es un momento único que te descubrirá un nuevo mundo donde podrás disfrutar de esta bebida como debe ser.

¡Y qué mejor que una cata con buena compañía! Sorprende a tus amigos o familiares e invítalos a pasar un momento agradable en donde sus sentidos visuales, olfativos y gustativos se activarán al máximo para apreciar las características de un buen vermut.

Hazte con una botella de Vermouth Mila 1868 y escoge una buena compañía para fascinarla con una experiencia única.

Marcando diferencia: moscatel vs vermut rojo

El vermut rojo y el moscatel tienen ciertas similitudes en la base de su preparación, pero cuando aprecias en su totalidad sus aromas y sabores puedes notar las diferencias entre ellos.

El vermut rojo está hecho a base de vino blanco como la mayoría de los vermut que hay pero tiene un toque distintivo sobre todo en España, el caramelo que se le añade a su preparación. Este es el que le proporciona ese color rojo y dulzor tan característicos.

El moscatel es un vino dulce por la naturaleza de su preparación a base de las uvas que tienen el mismo nombre. Se fabrica añadiéndole un alcohol de uva neutro que realiza un proceso en el que termina quedando el azúcar residual restante.

Entonces, La diferencia principal es que el dulzor del moscatel es propio de su preparación por lo que es una bebida que da una sensación suave y ligero. Por otro lado, el vermut rojo es dulce tiene un sabor más fuerte y dulce por el caramelo añadido.

En  Vermouth Mila contamos con las dos para que puedas comprobar por ti mismo la diferencia entre ellas. Accede a nuestra tienda online haciendo clic aquí.

Escenario ideal para la cata de vermut

Como mencionamos antes el espacio donde realizaremos la cata es muy importante. El lugar donde realizaremos nuestra cata  tiene que ser limpio y ventilado para que no haya interferencia de otros olores, que nos dificulten apreciar el de nuestro vermut.

Las mesas y la habitación donde realizaremos la cata preferiblemente deben ser de colores neutros. Además, contar con una buena iluminación que puede ser artificial o natural es imprescindible para apreciar los matices del vermut.